Mostrando entradas con la etiqueta Magdaleniense. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Magdaleniense. Mostrar todas las entradas

11 de julio de 2017

Descubren grabados rupestres "excepcionales" en una cueva de Rentería (Guipúzcoa)

Las siluetas de animales se grabaron sobre arcilla hace 14.000 años en la cueva de Aitzbitarte IV y su estado de conservación es «excepcional». Hay una galería en la cavidad que todavía no ha sido explorada.
Imagen de uno de los bisontes grabados con los dedos sobre la arcilla en la cueva de Aitzbitarte IV.
Un equipo de espeleólogos ha descubierto en la cueva de Aitzbitarte IV de Rentería (Guipúzcoa) unas imágenes que los arqueólogos consideran «excepcionales». El hallazgo se produjo en abril. Las quince representaciones que corresponden a bisontes, caballos y cérvidos, a las que hay que sumar dos vulvas, han sido datadas en el Magdaleniense Medio, es decir, hace unos 14.000 años. Algunas de las figuras fueron modeladas sobre las paredes de arcilla, lo que las hace «únicas» en la Península Ibérica.

El espacio donde se han hallado estos dibujos se encuentra entre las cuevas IV y V de Aitzbitarte, en la zona de Landarbaso. Los espeleólogos Javier Busselo, Sergio Laburu y Ainara Rodríguez, del grupo de Félix Ugarte, se adentraron en la cueva para explorar una serie de chimeneas. Trabajan allí desde 2014 en colaboración con el equipo del arqueólogo Diego Garate, prehistoriador del Museo de Arqueología de Vizcaya. «Ellos nos enseñan qué y cómo hay que buscar», reconoce Busselo.

Hace dos años hallaron grabados de hace unos 25.000 años en las cuevas III, IV y V de Aitzbitarte, y los últimos meses han continuado con su labor de búsqueda. El pasado 6 de abril se metieron en la Aitzbitarte IV, donde encontraron las nuevas figuras. Según Garate, algunas han sido modeladas sobre la arcilla con una técnica desconocida hasta ahora en otras cuevas de la Península Ibérica, pero que enlaza con hallazgos realizados en el Pirineo central, en el Ariège francés.


CON LOS DEDOS
Se trata de un bisonte y otro animal por determinar que fueron modelados sobre barro con un buril de sílex. «Con los dedos crearon volumen y planos de relieve diferenciados, resaltando así la perspectiva de las extremidades. La ejecución del bisonte es de una maestría muy poco común», explica.

Los expertos anunciaron que hay una galería que no ha sido explorada aún. En los primeros metros se reconocen la imagen de un bisonte grabado al fondo, otra figura en el techo y, entre ambas, un bisonte con las patas replegadas, también modelado en la arcilla. Garate indicó que están buscando cómo entrar en esa parte de cavidad sin tocar el suelo ni las paredes. En este sentido, no descartan utilizar perchas con cámaras e incluso un dron.

Las representaciones se encuentran en un estado de conservación «excepcional», debido a las «condiciones estables de humedad y temperatura» de la cueva, que las ha mantenido en una especie de «frigorífico» en el que nada ha cambiado en los últimos 14.000 años, explicó Garate.

La Diputación de Guipúzcoa ha procedido al cierre de la cueva y ha notificado el descubrimiento al Gobierno vasco. Aitzbitarte IV pasará a tener la máxima protección por contener arte rupestre.

14 de octubre de 2016

Hallan en Lequeitio el conjunto de grabados rupestres «más espectacular e impactante» de la Península Ibérica

Son medio centenar de representaciones del periodo Magdaleniense, el mismo de las descubiertas en Atxurra este mismo año. De una visibilidad "excepcional" presentan la novedad de haberse realizado mediante microdesconches en la pared de la cueva y en él se distinguen dos leones, una novedad en el arte paleolítico del Cantábrico.
Grabados hallados en la cueva de Lekeitio. FOTO EFE / DIPUTACIÓN FORAL DEVIZCAYA
La Diputación Foral de Vizcaya ha anunciado el hallazgo en la cueva de Armintxe, en Lequeitio, de un conjunto de grabados de figuras animales de hace 14.000 años, «insólito» por su calidad técnica y «espectacular» visibilidad. Son medio centenar de representaciones del periodo Magdaleniense, el mismo de las descubiertas hace un siglo en Santimamiñe o de las de Atxurra, halladas este mismo año en el mismo municipio vizcaíno de Lequeitio.

«Según los expertos, se trata del conjunto de grabados más espectacular e impactante que probablemente haya en la Península Ibérica. Una auténtica maravilla. Un tesoro de la Humanidad. Lo insólito de este descubrimiento es la técnica, la composición y los motivos. Y, sobre todo, su perfecta visibilidad», ha destacado en rueda de prensa Unai Rementeria, diputado general de Vizcaya.

GRABADOS
Los grabados, de una visibilidad «excepcional», son novedosos en cuanto a su técnica, al haber sido efectuados mediante «microdesconches» en la pared de la cueva, y también en lo que se refiere a los motivos representados, ya que en el panel principal se han distinguido dos leones, unas figuras «radicalmente nuevas» en el arte paleolítico hallado hasta ahora del Cantábrico.

El conjunto destaca por la técnica empleada, los motivos grabados y su composición, con figuras de gran tamaño, alguna -un caballo- de hasta metro y medio.

Los grabados localizados hasta ahora son medio centenar, entre ellos una treintena de animales: 18 caballos, 5 caprinos, 2 bisontes, 2 leones y 4 cuadrúpedos indeterminados. Junto a estas figuras han aparecido signos de semicírculos y líneas, denominados «claviformes» en la terminología arqueológica, que es la primera vez que se encuentran en Vizcaya y, al parecer, también en la Península.

Se trata de unos signos «idénticos» a los que existen en cuevas de la zona pirenaica francesa, lo que a juicio de los expertos refuerza la teoría extendida de que había comunicación entre los grupos de cazadores-recolectores de ambas zonas.

El conjunto, situado en la parte final de la cueva, a unos 50 metros de la boca de entrada, se reparte en un panel principal, que contiene unas 25 figuras, y otros dos paneles secundarios.



EL ICONO DE ARMINTXE

En el panel principal se encuentran los leones, una especie nueva en las representaciones paleolíticas del Cantábrico, Uno de esos grandes felinos, grabado con la cola levantada, podría ser el «icono» de la cueva de Armintxe, según los especialistas.

Los arqueólogos han determinado que la técnica utilizada para grabar en la pared de esta gruta es «bastante inusual», ya que se han hecho mediante un método de «arrastre» y «levante» de la superficie, creando unos «microdesconches» o «microroturas» que generan una línea «clara» y un efecto «casi pictórico». Se conoce alguna cueva con unas pocas figuras realizadas con esta técnica, pero ninguna, como ésta de Armintxe, en la que todas las representaciones son del mismo tipo.

BAJO UN BLOQUE DE VIVIENDAS
La cueva, ya conocida, se encuentra situada curiosamente en el mismo casco urbano de Lequeitio, con la boca de entrada junto a una carretera y con los grabados cuya ubicación coincide bajo un bloque de viviendas.

Sin embargo, los expertos consideran que, casi con toda seguridad, nadie ha pisado la parte del suelo del fondo de la cavidad donde se encuentra el panel principal, lo que permitirá posteriores trabajos arqueológicos en busca de mayor información sobre los autores de los grabados.

También se han hallado en la pared de la cueva lo que los arqueólogos identifican como huellas de dedos de los autores de los grabados y no se descarta que, tras un estudio más exhaustivo, puedan encontrarse más figuras marcadas en la pared.

Además de tener un acceso difícil, la cueva no va a abrirse al público, por lo que la Diputación difundirá su contenido por medio de nuevas tecnologías que ya se aplican en otras cavidades vizcaínas con arte rupestre.

Los grabados de Armintxe fueron descubiertos el pasado mes de mayo por miembros del grupo espeleológico Ades de Gernika y del grupo arqueológico Agiri, tras lo cual, y para su posterior estudio por el Servicio de Patrimonio de la Diputación, el Ayuntamiento de Lekeitio procedió al cierre de la gruta mediante una puerta metálica.

Un componente de dichos grupos de espeleólogos y arqueólogos ha indicado en la rueda de prensa que hay alguna otra cueva ya descubierta con arte paleolítico en estudio en Vizcaya, aunque ha rehusado dar más datos.

Acompañado del jefe del servicio foral de Patrimonio, Andoni Iturbe, y del catedrático de Prehistoria César González, el diputado general de Vizcaya ha resaltado el trabajo de «revisión minuciosa» que se lleva a cabo en las cuevas de este territorio desde el año 2004.

Desde entonces, a los santuarios paleolíticos vizcaínos de Santimamiñe, Venta Laperra y Arenaza, se han sumado otras 13 cavidades, con lo que ya son 16 las cuevas con arte prehistórico que hay en Vizcaya. El hallazgo en la cueva de Atxurra, el pasado mayo, fue «de los grandes, de los de Champions League», aseguró entonces el arqueólogo Diego Garate.
(Fuente: ABC )

26 de mayo de 2016

Descubren un "santuario" magdaleniense con 70 grabados rupestres en Lekeitio (Vizcaya)

Un equipo arqueológico de la Diputación de Bizkaia ha hallado en la cueva de Atxurra, cerca de Lekeitio, un “santuario” que contiene 14 paneles con al menos 70 grabados de animales del paleolítico superior, en concreto del periodo magdaleniense medio/superior de hace 12.500/14.500 años.
Uno de los descubridores señala con un láser la figura de un caballo. FOTO: AFP
Los grabados no habían sido hallados hasta ahora porque están en unas peligrosas repisas, a unos cuatro metros de altura, de una galería que está a casi 300 metros de la entrada y a la que se accede tras pasar arrastrándose por una gatera. Además, la figuras no son fáciles de ver al haber desaparecido la mayoría de los pigmentos negros, posiblemente carbón, y quedar los raspados en la piedras, hechos con sílex.

El hecho de estar en repisas ha evitado que la gran mayoría de espeleólogos pisaran la zona y esos “suelos intactos” han posibilitado encontrar debajo de las pinturas restos arqueológicos, como una lámina de sílex y un trozo de carbón posiblemente usados para hacer las figuras.

En opinión del arqueólogo Diego Garate, que descubrió las pinturas con el espeleólogo Iñaki Intxaurbe, se trata de un “hallazgo muy importante”. Según destaca, no es una cueva más de las que hay en el Cantábrico y los Pirineos con grabados rupestres: “Es un santuario, es de Champions”.

Entre las figuras representadas, Garate destaca la de un bisonte con una veintena de lanzas clavadas en la panza. “Este pobre es posiblemente el animal más cazado de toda Europa”, ha comentado el arqueólogo, que ha señalado que las pinturas rupestres de caza no suelen tener más de tres “proyectiles”. Entre el resto, la mayoría son bisontes y caballos, aunque también hay diversas cabras, ciervos o renos.

La investigación arqueológica forma parte del estudio que se comenzó hace diez años. En la última década se han hallado pinturas paleolíticas en 11 cuevas.

(Fuente: El Periódico Mediterráneo / EFE)

7 de noviembre de 2014

Encuentran dos varillas ornamentales de 14.000 años en una cueva de Azpeitia (Guipúzcoa)

Las varillas, datadas en el Magdaleniense Medio, tienen unos veinte centímetros de longitud y están fabricadas en asta de ciervo o reno. Los investigadores creen que la factura de estas dos piezas, de "calidad excepcional", denota también un contacto directo con otros grupos humanos de la vertiente norte de los Pirineos, ya que "entroncan con la tradición cultural de las varillas isturitzenses" localizadas en Francia. 
La arqueóloga María José Iriarte posa junto a las dos varillas enteras halladas en la cueva de Ezkuzta, en Azpeitia.
FOTO: RUBÉN PLAZA / NOTICIAS DE GIPUZKOA.
Ambas piezas, encontradas en la cueva de Ezkuzta (Azpeitia), han sido presentadas por la diputada guipuzcoana de Cultura, Ikerne Badiola, y la arqueóloga del centro Ikerbasque y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi María José Iriarte, quienes han estado acompañadas por el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria.

Las varillas, datadas en el Magdaleniense Medio, tienen unos veinte centímetros de longitud y están fabricadas en asta de ciervo o reno, material que fue empleado por un artista prehistórico de nuestra misma especie para realizar una serie de profundos grabados en todos sus lados, salvo en la cara posterior, con un claro propósito decorativo.

María José Iriarte ha destacado la "calidad técnica" de los grabados de las varillas, una de las cuales se caracteriza por sus líneas incisas en haces, que juegan también con los espacios que el artista dejó blanco sobre el cuerno, mientras que la segunda destaca por sus espirales y rayas curvilíneas.

USO ORNAMENTAL
Las varillas, que no fueron concebidas para ser empleadas como herramientas sino para que únicamente tuvieran un uso ornamental, están trabajadas con un buril de piedra muy fino por un artesano con gran precisión y grabadas en paralelo en un único trazo con una distancia de unos dos milímetros entre ellas, según ha desvelado Iriarte.

La arqueóloga ha destacado también el "gran concepto artístico" de las personas que elaboraron estos elementos, quienes confeccionaron las varillas "pensando en lo que iban a grabar" sobre ellas desde el momento inicial de "la concepción previa de la obra".

La experta ha recordado además la dificultad de conservación de los elementos orgánicos en los yacimientos prehistóricos debido a la acidez de algunos suelos guipuzcoanos y a la facilidad con la que se corrompen estos materiales.

PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN EN LA CUEVA
En el caso de Ezkuzta, una cueva descubierta por la asociación Antxieta Jakintza Taldea, también existen problemas de conservación debido a la instalación de una cantera sobre la gruta y la construcción de una acequia próxima, lo que erosionó el yacimiento y originó un "colapso" en la cueva con el desplazamiento de sus sedimentos y la entrada de agua en el lugar.


Los investigadores creen que la factura de estas dos piezas, de "calidad excepcional", denota también un contacto directo con otros grupos humanos de la vertiente norte de los Pirineos, ya que "entroncan con la tradición cultural de las varillas isturitzenses" localizadas en Francia.

RESTOS DE FAUNA, INDUSTRIA LÍTICA Y OBJETOS DE ADORNO
Junto a las piezas presentadas, las últimas excavaciones realizadas en Ezkuzta han permitido localizar otras piezas destacadas como restos de fauna de los animales con los que se alimentaban sus moradores, industria lítica confeccionada con sílex y datada en el Paleolítico Inferior, y objetos de adorno personal como conchas con las que pudieron confeccionarse colgantes.

Durante la comparecencia, la diputada de Cultura, Ikerne Badiola, ha destacado la riqueza arqueológica de Gipuzkoa, donde en la última campaña se han realizado 19 excavaciones y otros proyectos de interés arqueológico.

Por su parte, el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria, ha reclamado protección para el yacimiento de Ezkuzta con el fin evitar el posible "saqueo" y que alguien pueda "borrar las huellas" de sus vestigios arqueológicos.

(Fuente: Deia / EFE)

23 de junio de 2014

Un desprendimiento fue vital para conservar la cueva ritual de Praileaitz (Guipúzcoa)

El desprendimiento de una enorme piedra de varias toneladas, que bloqueó la entrada a la cueva de Praileaitz en Deba (Guipúzcoa), fue crucial para preservar intacto este yacimiento prehistórico, un enclave único Europa por su uso como lugar ritual por los humanos prehistóricos durante miles de años.
Trabajando en el interior de la cueva de Praileaitz. Foto: Xabier Peñalber-ARANZADI
Así lo ha revelado el director de las excavaciones, Xabier Peñalver, que ha compartido con los periodistas su hipótesis sobre los excepcionales hechos ocurridos hace diez mil años en esta gruta y que han permitido a los arqueólogos recuperar, en su propio contexto, una inusual colección de artefactos simbólicos poco habituales en otros yacimientos.

UN HOGAR DE HACE 10.000 AÑOS
Hasta el momento, los investigadores han encontrado esta caverna elementos tan especiales como un hogar de hace 10.000 años bajo el que había 200 caracolas marinas, una excepcional colección de collares elaborados a partir de piedras negras pulidas de hace 15.500 años, un colgante de piedra con forma de silueta femenina de la misma época, y una serie de pinturas con formas geométricas de hace probablemente 18.000 años, entre otros objetos y restos de fauna.

Al hilo de estos hallazgos los investigadores aventuraron que la gruta pudo ser utilizada probablemente en algún momento del Magdaleniense Inferior (hace 15.500 años) por un único individuo, tal vez un chamán, una tesis cada vez más reforzada por excavaciones desarrolladas con posterioridad.

Peñalver ha ido un paso más allá y ha expuesto el hecho que habría permitido preservar hasta nuestros días un lugar tan excepcional y que, según ha explicado, se debió al desprendimiento de una piedra "inmensa" que bloqueó parcialmente la entrada a la cueva y que fue retirada "con mazo y cincel" por los arqueólogos.

El arqueólogo ha especulado con el momento en el que la piedra se desprendió de la pared, junto al lugar en el que el chamán tenía su fogata y un asiento de piedra que utilizaba habitualmente, y destrozó la carne de varios animales que tenía para su consumo así como varios colgantes que había en el lugar.

A juicio del experto, el bloque cayó mientras el chamán se encontraba fuera, porque no se han localizado restos humanos en el lugar, y le obligó a abandonar unos materiales tan "excepcionales" como los encontrados en Praileaitz, que en la actualidad sigue amenazada por su emplazamiento en una cantera aún en explotación.

PIDEN MAYOR PROTECCIÓN PARA LA CUEVA
Una "tortura" para los arqueólogos contra la que hoy Peñalver ha reclamado una mayor preservación para la cueva, que cuenta con una protección de 50 metros de distancia que, en su opinión, resulta "insuficiente" y conlleva "un riesgo enorme" porque se dice que está protegida pero, según ha dicho, lo está "hasta que un día, con una voladura -de la cantera-, aparezca un boquete" en la caverna.

A su entender, "estamos jugando con fuego" con una protección que el anterior Gobierno Vasco fijó en 65 metros y que el nuevo "ha vuelto a reducir a 50", algo que ha calificado de "aberrante", ya que la gruta esta llena de galerías colmatadas de sedimentos que "no pueden venir de la entrada principal" sino de otro acceso aún por descubrir y que podría no encontrarse fuera de la zona de protección.

(Fuente: Deia)

27 de mayo de 2014

Hallan pinturas rupestres de gran tamaño en una cueva de Lekeitio (Vizcaya)

Dos arqueólogos han hallado un conjunto de pinturas rupestres de color ocre, en el que destacan dos grandes bisontes de 1,70 m. del Período Magdaleniense avanzado en la cueva de Lumentxa, ubicada entre los municipios vizcaínos costeros de Lekeitio e Ispaster, en Vizcaya.

El hallazgo ha sido dado a conocer hoy por sus responsables, Diego Gárate, técnico del Museo Arqueológico de Bizkaia, y Joseba Ríos, y la diputada foral de Cultura de Bizkaia, Josune Ariztondo, en conferencia de prensa en Bilbao, en la que han destacado lo interesante del descubrimiento para completar el conocimiento existente sobre el arte paleolítico en Bizkaia.

El hallazgo principal, descubierto por casualidad en febrero de 2012, según han precisado sus autores en la rueda de prensa, al realizar una inspección imprevista del interior de la cueva, consiste en dos figuras de bisonte de gran tamaño hechas con pintura de color ocre, y de una cabeza de caballo, de menor tamaño, insertada en el interior de uno de los bóvidos.

UN GRAFITI SOBRE LAS PINTURAS
Además de la piedra donde están las pinturas principales, que en parte están distorsionadas por un grafiti pintado sobre ellas, los arqueólogos han encontrado 24 agrupaciones de puntos, manchas y trazos en rojo, el depósito de ocre utilizado para hacerlas y una herramienta de sílex incrustada en un agujero de la pared de la cueva.

Las pinturas se encontraron en una sala lateral de la galería principal de la oquedad natural que tiene su entrada principal en terrenos del municipio de Lekeitio, pero que se extiende por el interior hasta un territorio de la cercana localidad costera de Ispaster.

1,70 METROS DE ENVERGADURA

La peculiaridad de este pequeño yacimiento, ya explorado en 1929 por el considerado "padre" de la antropología vasca, Joxe Miguel de Barandiarán y el eminente naturalista Claudio Aranzadi, está en el gran tamaño de las pinturas halladas, de 1,70 metros de envergadura, más propio del arte rupestre pirenaico que del cantábrico.

Otro elemento que incide en la importancia del descubrimiento es que es el primero con manifestaciones artísticas que se halla en la comarca de Lea Artibai, pese a haber sido una zona de asentamiento constante de poblaciones prehistóricas en el Magdaleniense.

El yacimiento se encuentra próximo a la cueva de Santimamiñe, en la cercana comarca de Urdaibai, considerada el "templo" del arte rupestre vizcaíno, por la cantidad y calidad de sus pinturas aunque, en este caso, su tamaño es considerablemente menor al de las de Lumentxa (entre 30 y 40 centímetros).

El hallazgo ha sido exhaustivamente analizado y datado por sus descubridores con antigüedad de entre 14.000 y 12.400 años (a.c.) y sus conclusiones han sido publicadas en el último número de la revista Kobie de Paleoantropología editada por la Diputación de Bizkaia.

(Fuente: Te interesa / EFE)

20 de julio de 2012

Encuentran un calendario lunar magdaleniense en Becerreá (Lugo)

Se trata de un hueso, posiblemente de pájaro, grabado con incisiones con múltiplos de siete, mediante las que los antiguos medirían las fases de la luna.
Calendario lunar del periodo Magdaleniense hallado en Becerreá.
En el interior de las montañas de Becerreá se encuentran las cuevas de Valdevara en las que están sacando a la luz objetos de gran valor histórico. Estos restos primitivos son descubiertos gracias al minucioso trabajo del equipo de arqueólogos de Manuel Vaquero, que en cada campaña, desde 2007, revisa palmo a palmo la tierra de las montañas lucenses y halla objetos tan valiosos como un calendario lunar descubierto hace unos días. Las grutas esconden estratos que a cuentagotas van dando sus frutos.

En la expedición de este año, que comenzó a principios de mes, los ocho arqueólogos de las universidades de Santiago y Rovira y Virgili de Tarragona se han centrado en examinar la cámara de entrada y el interior de las cuevas. En esta zona han descubierto cientos de restos de gran valor, entre ellos, Manuel Vaquero destaca un calendario lunar del periodo Magdaleniense (18.000-8.000 a.C.), «uno de los pocos ejemplares de este tipo que se conserva en la actualidad», asegura. Se trata de un hueso, posiblemente de pájaro, grabado con incisiones con múltiplos de siete, mediante las que los antiguos medirían las fases de la luna.

19 de septiembre de 2011

Un equipo de arqueólogos de la UNED retoma los trabajos en Coimbre (Asturias)


A partir del 26 de septiembre se retomarán los trabajos arqueológicos en la cueva de Coimbre, Peñamellera Alta, siendo con esta cuatro las campañas arqueológicas que un equipo de la UNED lleva a cabo en dicho yacimiento.
En anteriores campañas se ha puesto al descubierto
una rica secuencia magdaleniense.
Según ha informado la UNED, durante 15 días, arqueólogos y estudiantes de Historia del Centro Asociado de la UNED en Asturias, de la Universidad del País Vasco y de la Universidad Complutense de Madrid, se centrarán en la excavación de la rica secuencia del Magdaleniense superior puesta al descubierto en anteriores campañas.

Así, los arqueólogos profundizarán en el estudio de las distintas ocupaciones identificadas, que poseen una antigüedad de 15.000 años (según fechas calibradas). Una vez terminada la excavación, se procederá al análisis de todos los restos recuperados, labor que se realiza a lo largo del curso académico en el Laboratorio de Arqueología que la UNED tiene en Gijón.
Las investigaciones están dirigidas por David Álvarez Alonso, contando con la autorización de la Consejería de Cultura y bajo el mecenazgo íntegro de la Fundación Mª Cristina Masaveu Peterson. El Ayuntamiento de Peñamellera Alta también colabora activamente con las infraestructuras necesarias para el desarrollo de la excavación.
(Fuente: 20 minutos)